La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

JUNTA DIRECTIVA:

Presidente: Jorge Núñez Burgos
Vicepresidente: José Luis Cortijo Martín
Secretario: Francisco Cebas Miguel
Tesorera: Pilar Juez Ortega

El Talgo III Madrid Chamarín - Bilbao/Irún momentos antes de partir hacia su destino vía Aranda de Duero. Ni por horarios ni por frecuencias ni por precios este tren se adaptaba a las necesidades de la población arandina, motivo por el cual la ocupación era escasa. El Talgo III Madrid Chamarín - Bilbao/Irún momentos antes de partir hacia su destino vía Aranda de Duero. Ni por horarios ni por frecuencias ni por precios este tren se adaptaba a las necesidades de la población arandina, motivo por el cual la ocupación era escasa.

Somos un conjunto de ciudadanos que, desde la más absoluta imparcialidad política, pretendemos denunciar la situación de dejadez y abandono que desde hace más de 25 años viene sufriendo la línea Madrid - Aranda de Duero - Burgos a manos de los organismos e instituciones públicas encargados de su gestión y explotación.

Tras las sucesivas y nunca cumplidas promesas de mejora y reapertura por parte de sucesivos gobiernos, tanto de un partido como de otro, hemos decidido emprender una serie de campañas y acciones con el objetivo de movilizar a la ciudadanía de las localidades por las que discurre la línea y concienciarles de lo que la recuperación del tren podría suponer para el turismo y el empleo de la zona.

Las grandes empresas, tanto industriales como de servicios, se asientan allí donde hay unas vías comunicación importantes. Aranda de Duero cuenta con una industria fuerte y asentada. Sin embargo, la calidad y cantidad de las infraestructura públicas de transporte no van en consonancia con el nivel de desarrollo industrial de la ciudad, penalizando notablemente el asentamiento de nuevas empresas en favor de otros enclaves mejor comunicados, como por ejemplo Valladolid.

A pesar de las promesas de potenciar el transporte de mercancías por tren, la realidad es que la mayor parte del gasto en infraestructuras se destina a infraestructuras de alta velocidad, que únicamente pueden ser empleadas por trenes de mercancías de poco peso por eje. Un tren de elevado peso, como por ejemplo un tren de transporte de bobinas de acero, supondría por un lado un elevado desgaste de la superestructura de la vía, lo que encarecería los costes de conservación y mantenimiento, y por otro un mayor tiempo en recorrer los sucesivos cantones (tramos de vía férrea en el que normalmente no puede haber más de un tren) de la línea, lo que repercute directamente en la capacidad de tráfico de la línea.

Queremos hacer hincapié en que construir 1 km de vía de alta velocidad tiene un coste medio de 8-9 millones de euros; para este año está previsto acometer un gasto de más de 900 millones en alta velocidad. Reparar y acondicionar la línea Madrid - Aranda - Burgos, con una longitud de 282 km tendría un coste de 8 millones de euros, incluyendo la reparación del túnel de Somosierra, la reinstalación del CTC y la incorporación del sistema de radio-telefonía Tren-Tierra; el Ministerio de Fomento, en la persona de la Ministra, Dª Ana Pastor, no está en disposición de acometer esta inversión.